jueves, 9 de abril de 2009

Sólo Él...

Sólo Él,
No se trata de mí, se trata de Él... mi vida se trata de Él.
Me conoció desde el principio y aún así me amó hasta el final... sólo Él
Día a día me ve caer y nunca ha vuelto su espalda.
Sí,
lo sé bien:
Sólo Él.

¿Quién podía comprarme y transformarme? sólo Él...
principio y fin,
desde siempre y para siempre.
Siempre Él.

Sólo Él
bajó,
bajó
bajó
humillándose a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte...
...y muerte de cruz...
Sólo Él.

¿Y el futuro?
Sólo Él hasta la eternidad,
esa es la esperanza... la esperanza siempre es Él, sólo Él...

Y la Gloria sólo para Él... sólo para Él.



"Bendito su nombre glorioso para siempre,
Y toda la tierra sea llena de su
gloria.
Amén y Amén."

Salmo 72:19