jueves, 29 de enero de 2026

Presentación del Blog

Han pasado varios años desde que comencé este blog y esta semana se me ocurrió tratar de ordenar  el material que se ha ido acumulado aquí, por ello estoy haciendo algunos cambios y acomodando todo a través de distintas pestañas.

De todos modos, debajo de esta publicación podrás ver todas las entradas en orden cronológico, de la más reciente a la más antigua.

PESTAÑAS

Gotitas

En esta sección pongo algunos pensamientos y reflexiones que me suben a la cabeza  y que alcanzo a escribir. Es como una sección de opinión, un lugar en el que puedo compartir una visión personal y subjetiva de distintos aspectos de lo que me sucede o me entero.

Estudiar la Biblia

Aquí pongo (¿pondré?) algunas notas específicas acerca del estudio bíblico, es decir, algunos consejos y ayudas que a mí me han sido útiles a la hora de acercarme a La Palabra, ya sea en un tiempo devocional o en el rigor del estudio para enseñanza. Esta es la razón que me movió a ordenar todo. Quisiera que quien desee estudiar la Biblia -pero no le interesen mis opiniones- pudiera navegar hasta esta sección sin tener que leer qué pasó con el aguacatero de mi casa o con lo que pienso de los animales...

Biografía

De vez en cuando me asalta la nostalgia y se me ocurre contarte alguna cosa de mi vida. En esta sección iré acomodando las ventanas a esas escenas. Los panegíricos que escribo acerca de personas importantes para mí, también estarán en esta pestaña porque cada una de esas personas ha sido (es) parte fundamental de mi vida.

Noticias

En esta pestaña están los anuncios de eventos y actividades a las que quisiera invitarles. Usualmente estas actividades son en un tiempo específico determinado.

IBSM

Esta sección es para los alumnos del Instituto Bíblico Semilla de Mostaza. Ellos sabrán qué hacer y cómo utilizarla.


Probablemente me tome un buen tiempo el organizar todo... pero espero ir haciéndolo poco a poco. Muchas gracias por visitarnos en el barrio de Gotitas

domingo, 21 de junio de 2020

No te equivoques, mejor peca...

Uno de los discursos que a veces oímos cuando alguien ha caído en pecado es: "lo siento, es cierto, me equivoqué". Lo cual, supongo que pretende ser una especie de "confesión" pero que confiesa otra cosa y no lo necesario.

Verás, cualquier ser humano comete multitud de errores muchas veces al día: confundimos palabras, equivocamos el nombre de alguna persona, decimos una fecha equivocada, etc. 

Pero el pecado no es un "error involuntario" (¿error involuntario?? perdón por la redundancia) sino que es un acto deliberado de rebelión contra la Ley de Dios, por ello, cuando alguien peca no puede (o mas bien no debería) utilizar la frase "Cometí un error, me equivoqué".

Además, esta excusa suele acompañarse del razonamiento falaz: "El que esté libre de pecado tire la primera piedra" (Razonamiento que Jesús utiliza de una manera específica y en un contexto específico, no para escudarnos cuando "pecamos involuntariamente")

Por eso el consejo que puse en el título: "...mejor peca", ya que el aferrarte a que fue un error sólo es una demanda para reclamar que los demás no sean injustos al encararte, pues ¿quién no se equivoca?

... pero eso no es lo peor.

El disfrazar un pecado con el traje de "error" o "equivocación" nos arrebata la posibilidad de apelar a la Gracia de Dios, nos roba la libertad de confesión  y nos despoja de la capacidad de arrepentimiento delante de Dios. Y esa es una tragedia porque al escondernos en "fue un error" en realidad nos apartamos del perdón de Dios.

En realidad ese argumento es el triste eco de la primera excusa de la historia: "La mujer que tú me diste..." o la subsiguiente: "La serpiente me engañó y yo comí..." (al final pareciera que ni Adán ni Eva tuvieron la culpa... sólo cometieron errores... ¿quién podría tirar la primera piedra?)

"Me equivoqué, lo admito" es una trampa de nuestra carne para evitar la humillación que merecemos ante Dios y ante los demás.

Quienes apelan a la frase "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra..." olvidan que la mujer pecadora de Juan 8, estaba ahí dando la cara, sin escapar ni esconderse, aceptando su culpa delante de Dios y de los hombres. No es ella la que grita "¿Quién puede tirar la primera piedra?" sino que permanece ante el Señor -culpable y condenada- hasta que Cristo mismo la declara libre para irse... nunca dijo "Perdón, fue un error, me equivoqué, cometí una equivocación... pero quién no se equivoca".

Evita la trampa de caer en la trampa... no te equivoques, mejor peca... o para ponerlo sin confusión: no digas que fue un error, sino confiesa que has pecado y recuerda que:

"El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia"
Proverbios 28:13

sábado, 13 de junio de 2020

Hechos 28

Hechos 28
Lee Hechos 28
1. ¿Qué estaba haciendo Pablo cuando fue mordido por una serpiente?
2. ¿Qué pensaron los nativos de Malta y qué fue lo que pasó?
3. ¿Cuánto tiempo estuvieron en la isla?
4. ¿Por qué causa mandó Pablo llamar a los principales de los judíos de Roma?
5. ¿Qué fue lo que Pablo dijo a los judíos cuando estos estaban por retirarse?
6. ¿Qué fue lo que Pablo hizo los siguientes dos años en Roma?
Reflexiona
1. Pablo había sido el que dirigió todo en la nave durante la tormenta, y de alguna manera era el que había tomado el mando. Él podría haber bajado del barco en la isla y decir: “Yo dije que mejor no hubiésemos salido de Buenos Puertos, Yo les hablé de esperanza, Yo oré a mi Dios y Él me concedió sus vidas… ahora tráiganme algo para comer y para abrigarme…” Pero en vez de portarse así, él mismo está recogiendo leña para que todos puedan calentarse. ¿Tienes tú esa misma actitud de servicio ante tus hermanos o crees que tus “logros y aciertos” son suficientes como para que otros te sirvan a ti?
2. Repasa todas las cosas que has aprendido de Pablo, su actitud ante los problemas, su entrega, sus actividades y cómo las hacía, etc. ¿Qué cosas puedes aprender de él?

Hechos 28

Hechos 28
Lee Hechos 28
1. ¿Qué estaba haciendo Pablo cuando fue mordido por una serpiente?
2. ¿Qué pensaron los nativos de Malta y qué fue lo que pasó?
3. ¿Cuánto tiempo estuvieron en la isla?
4. ¿Por qué causa mandó Pablo llamar a los principales de los judíos de Roma?
5. ¿Qué fue lo que Pablo dijo a los judíos cuando estos estaban por retirarse?
6. ¿Qué fue lo que Pablo hizo los siguientes dos años en Roma?
Reflexiona
1. Pablo había sido el que dirigió todo en la nave durante la tormenta, y de alguna manera era el que había tomado el mando. Él podría haber bajado del barco en la isla y decir: “Yo dije que mejor no hubiésemos salido de Buenos Puertos, Yo les hablé de esperanza, Yo oré a mi Dios y Él me concedió sus vidas… ahora tráiganme algo para comer y para abrigarme…” Pero en vez de portarse así, él mismo está recogiendo leña para que todos puedan calentarse. ¿Tienes tú esa misma actitud de servicio ante tus hermanos o crees que tus “logros y aciertos” son suficientes como para que otros te sirvan a ti?
2. Repasa todas las cosas que has aprendido de Pablo, su actitud ante los problemas, su entrega, sus actividades y cómo las hacía, etc. ¿Qué cosas puedes aprender de él?

Hechos 27

Hechos 27
Lee Hechos 27
1. ¿Quiénes están acompañanando a Pablo en el viaje a Roma?
2. ¿Por qué decidieron zarpar de Buenos Puertos? ¿Qué decía Pablo al respecto?
3. ¿Qué es lo que Pablo le dice a los marineros y a los soldados de la nave, estando en alta mar?
4. ¿Qué pasó cuando algunos marineros quisieron huir de la nave?
5. ¿Por qué el centurión no permitió que mataran a los presos?
Reflexiona
1. El capitán de y los marineros tenían los conocimientos técnicos y la experiencia para determinar si los vientos eran favorables para la navegación y de acuerdo a su posición todo estaba listo para partir de Buenos Puertos. Pablo no era marinero sino un maestro judío que estaba preso. ¿A quién le hubieses hecho caso si tuvieses que elegir entre navegar o no: al técnico experto, estudiado y graduado o a un hombre que sólo conoce la Palabra de Dios? ¿Cuántas veces en decisiones importantes buscamos primeramente el consejo de los “profesionales” en vez de acudir al consejo de La Palabra? (lee estos versículos: Proverbios 3:5-6Jeremías 17:5Salmo 62:5)

Hechos 27

Hechos 27
Lee Hechos 27
1. ¿Quiénes están acompañanando a Pablo en el viaje a Roma?
2. ¿Por qué decidieron zarpar de Buenos Puertos? ¿Qué decía Pablo al respecto?
3. ¿Qué es lo que Pablo le dice a los marineros y a los soldados de la nave, estando en alta mar?
4. ¿Qué pasó cuando algunos marineros quisieron huir de la nave?
5. ¿Por qué el centurión no permitió que mataran a los presos?
Reflexiona
1. El capitán de y los marineros tenían los conocimientos técnicos y la experiencia para determinar si los vientos eran favorables para la navegación y de acuerdo a su posición todo estaba listo para partir de Buenos Puertos. Pablo no era marinero sino un maestro judío que estaba preso. ¿A quién le hubieses hecho caso si tuvieses que elegir entre navegar o no: al técnico experto, estudiado y graduado o a un hombre que sólo conoce la Palabra de Dios? ¿Cuántas veces en decisiones importantes buscamos primeramente el consejo de los “profesionales” en vez de acudir al consejo de La Palabra? (lee estos versículos: Proverbios 3:5-6Jeremías 17:5Salmo 62:5)

lunes, 8 de junio de 2020

Portada 2 - Facundo Cabral en Bellas Artes

Corrían los años finales de la década del 70 y vivíamos entre las montañas del departamento de La Paz, más allá del Illmani, aquél célebre guardián de nieve que sojuzga la capital desde la arrogancia  de su altura.

Mis papás habían movido su residencia a un pueblito, lejos de la ciudad y apartados de la persecución política de la dictadura. Las centrales hidroeléctricas serían la fuente de trabajo y el germen de aventuras de aquellos tiempos que en mi mente se revuelven con recuerdos reales, historias que escuché y fotos que todavía conservo en la memoria

La casa era inmensa (como suele ser la casa de la infancia) y la incomunicación con el mundo era la anchura de cada día. En aquel pueblito no había señal de televisión, no había estaciones de radio ni llegaba ningún tipo de periódicos, lo único que nunca faltaba era luz eléctrica ya que casi todos en el pueblo trabajaban en la central hidroeléctrica que alimentaba de corriente eléctrica gran parte del departamento. (ojo, Bolivia está dividida en "departamentos", es el equivalente a "estados" en México)

La cosa es que en medio de aquella vida rural, mis papás tenían algunos cassettes que sobrevivieron a la mudanza y a la censura del gobierno militar, y esa era la música que se escuchaba en casa todos los días. Mis días se iban en jugar, cazar arañas, comer pan recién horneado y escuchar la música de mis papás.

Entre la música que había sobresalía un cassette en particular, uno en el  que se oía a un solo hombre que cantaba con su guitarra mientras el público reía y aplaudía cada cierto tiempo, incluso antes de que la canción terminara. Otra cosa que recuerdo es que este hombre del cassette hablaba mucho, mucho, pero hablaba como si cantara, como si contara una vida en cada letra (muy distinto al cassette con el discurso de Fidel que en aquel tiempo me aburría... que luego me gustaría... y que ahora..., bueno, esa es otra historia)

En ese cassette había una canción acerca del diablo, una sobre una tal "señora de Juan Fernandez" y una sobre la María Teresa, que comenzaba con una serie de bienaventuranzas que desde aquella época me intrigaban, y que desembocaban en una canción que hablaba de María Teresa, una mujer que brillaba con luz propia en medio de la canción. Una mujer cuya belleza competía con las bienaventuranzas que precedían a la melodía.

Pasaron los años y ese cassette se fue disolviendo entre recuerdos, más mudanzas y más dictaduras... hasta que un día, cuando ya vivía en México, entré a Mixup y encontré entre las novedades un CD con estas canciones que a mí me sonaban a "ratatouille" (Si viste la película me comprendes).  Escarbé entre mis bolsillos los pocos pesos que tenía y arriesgando la comida de la semana compré el par de discos  (Un CD doble) y me fui rápidamente a mi casa.

Mis papás inspeccionando una presa
para la central hidroeléctrica
La emoción me embargaba mientras colocaba ese tesoro... directamente a la canción de la  María Teresa. Cuál sería mi sorpresa cuando al escuchar la letra, siendo ya un hombre crecido y a miles de kilómetros de mi casa, me daba cuenta de
que en realidad ¡María Teresa era -y siempre ha sido- mi mamá!

En verdad Alicia es quien hizo siempre que sea "bienaventurado este lugar y este  momento, amigo mío, porque la vida es aquí y ahora... y contigo"

Gracias Mamita... nunca necesitaste ni el brillo de la luna pa estar hermosa!