jueves, 20 de julio de 2017

El principio del principio de la historia de la historia...

199? Examen de Maquillaje
de Vlady para la materia de
Teatro
 Así va la historia:
En 1983 ingresé al experimental grupo que se abrió en el que entonces se llamaba Instituto de Bellas Artes y Educación Integral (IBAEDI). No éramos muchos los niños de ese grupo, pero entre los que ingresamos aquella vez pude reconocer a un niño que había visto más o menos un año antes en la escuela de música que funcionaba frente al Cristo (Allá, en el Segundo Anillo de la ciudad).

Comiendo en el célebre "Paseo
de la salmonela" afuera de C.U.
México
Ese muchacho y yo comenzamos a cultivar una amistad que se ha curtido bien con los años. En algún momento fui a visitarlo al hospital cuando tuvo apendicitis y fue él quien me enseñó a tocar guitarra y me dio los acordes de "La Bamba".

Más de una vez nos desvelamos ensayando algo que debíamos tener listo semanas atrás... pero así funcionaban las cosas. 
En España tratamos de desarrollar un sistema de planchado sin plancha, que como fracaso fue todo un éxito.

Fue él quien vino a México y desde aquí llamaba a Bolivia tratando de convencerme de venir a estudiar. Fue él quien me invitó a su iglesia y me presentó a Torre Fuerte y Michael W. Smith, a pesar de que yo creía que no quería creer.

Unos años más tarde fue él quien me llevó a las puertas de Semilla de Mostaza al día siguiente de mi llegada a México... por supuesto yo no quise entrar, pero desde ese día sabía dónde estaba la iglesia, unos meses después mis pasos  me llevaron y -con otro amigo- pude entrar...
Primera hamburguesa (de muchas)
Al día siguiente de mi llegada a MX
En Zona Rosa

Compartimos departamento por  muchos años pero hace un buen tiempo que no nos veíamos (Cada quien con su familia y las actividades que en esta ciudad te enredan y arrinconan lo impidieron por un buen rato), pero hace unos días llegó a mi casa con un par de pollos cocinados "a la boliviana". Ese fue un buen pretexto para comenzar a ponernos al día y ya entrados en la tertulia, mientras le contaba que estoy comenzando a darle clases de piano a mi hija, recordamos que a principios de los 80, cuando éramos compañeros en la clase de piano que nos daba la maestra Aída Tamaki, montamos un número a cuatro manos para la presentación de fin de año. Sin perder ni un instante fuimos al piano y tratamos de tocarlo, a ver si la memoria es capaz de guardar algo por unos 30 años...

"Payada de la vaca"
Algún evento colegio
Vlady, Álvaro y yo
Desde la primera vez que tocamos esta canción en el viejo teatro de la Casa de la Cultura de Santa Cruz hasta hoy, han pasado muchas cosas. Ahora él es un destacado productor musical y yo he abandonado la música hace varios años. Pero todavía podemos hablar alverres y en cada reunión platicamos de Álvaro y  cómo, de alguna manera, siempre encontrábamos ese engranaje que hacía que todo funcionara... (¡Y funcionò!?) (Aquí te cuento un poco más sobre Álvaro)
Este video captó -sin ensayo previo- el momento en que comenzamos a tocar (Al principio Vlady no recordaba cómo comenzar)... tal vez para muchos es simplemente una canción para niños, pero para mí es como ver el principio del principio de la historia de la historia...



martes, 13 de junio de 2017

Gracias a Dios por el pecado... bueno, me refiero a...


Gracias a Dios por el pecado, bueno... lo que quiero decir es "Gracias a Dios por el concepto de pecado". En una sociedad en la que el concepto de pecado ha sido erradicado sólo nosotros, los creyentes, tenemos la libertad de tomar una postura firme para definir nuestro caminar.

Todos los demás están atados a la libertad de "tener que ser incoloros" en sus posturas, algo que en principio parece una buena idea pero al final resulta ser una cárcel porque te lleva a conclusiones absurdas e incongruentes...: el tolerante no puede tolerar al que él llama intolerante... y no lo tolera por no ser tolerante... eh... sip, así de confusa se pone la cosa.

Para el mundo "lo malo" es algo relativo, algo que cada quien decide si debe evitarse o no. Así  todo se permite y todo se prohíbe, sólo hay que maquillar las circunstancias.

Mientras tengamos una base segura (que en el caso del creyente no es la opinión de nadie en particular sino la norma que brota de Las Escrituras) estaremos a salvo de ciertas "libertades" que nos esclavizan. Lo "políticamente correcto" suele ser muy pocas veces correcto y generalmente sólo político.

Por ello, aunque el mundo clame por un gris indoloro, optemos por decirle pecado al pecado. Eso no quiere decir "despreciemos a quienes no creen" (todo lo contrario, sino ¿cómo mostrarles el camino más excelente?) sino simplemente "no seamos conformados a este mundo".

Tratar de encajar en los márgenes de este mundo siempre nos llevará a desechar algo de la verdad (porque por muy ancho que pinten su paisaje, aquellos de "mente abierta" tienen un margen muy estrecho para la verdad verdadera), y aunque sea sólo un poquito, desechando algo nos quedará media verdad... y eso no es otra cosa que una mentira completa.

Por eso, aunque suene anticuado -y a veces inflexible- seguimos teniendo la palabra y el concepto para lo que La Biblia llama pecado.

No dejemos de decirle blanco al blanco...o, como se decía hace tiempo: decirle pan al pan y al vino, vino.

viernes, 2 de junio de 2017

Instituto Bíblico Semilla de Mostaza - CDMX y Toluca

Esta semana estamos cerrando el ciclo de inscripciones al Instituto Bíblico Semilla de mostaza de Semilla México (Prolongación San Antonio #13, Col. San Pedro de los Pinos. Cerca del metro San Antonio, línea naranja. Ciudad de México).

Hubo un cruce de información y todavía recibiremos solicitudes de inscripción hasta este domingo 4 de junio al final de cada una de las reuniones de la iglesia (Las reuniones comienzan a las 8:00, 10:30 y 13:00).

Pero también podemos anunciar que Semilla Toluca está estrenando un nuevo lugar para sus reuniones y por ello, también comienzan un Instituto Bíblico. Si vives en la ciudad de Toluca y deseas estudiar la Biblia de manera intensiva, considera esta opción.

Recuerda que nuestro objetivo no es egresar teólogos, pastores o misioneros, sino siervos que conozcan al Señor. Hombres y mujeres maduros en La Palabra, que -como dice Hebreos- tengan "los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal" (Heb 5:14)

Entonces:

Si vives en Ciudad de México, tienes un par de días para llenar tu formato de inscripción y traerlo para ingresar en el próximo ciclo de estudios. (En este link tienes el formato de inscripción y toda la info necesaria: http://institutosemillamexico.com. También puedes seguirlos en Tuiter en @institutoIBSM)

Si vives en la ciudad de Toluca (o cerca), busca toda la información en su página: Semilla Toluca - Instituto Bíblico (Checa la imagen aquí abajo y síguelos en Tuiter en: @semillatoluca)


martes, 30 de mayo de 2017

Emociones...

Todos necesitamos emocionarnos de vez en cuando, es algo humano y es algo bueno. Pero las emociones no son buenas consejeras. Es decir, las emociones son reacciones naturales que tenemos por alguna situación, pero no son una buena guía para dirigir nuestra vida.

Mucha gente vive alimentándose de emociones. El problema es que las emociones en sí mismas son como el algodón de azúcar: Están ante tus ojos, se ven apetitosas, son dulces al paladar... pero se deshacen y no queda nada que puedas pasar a tu cuerpo, simplemente no alimentan.

El evangelio es emocionante... pero lo emocionante del evangelio es que es mucho más que una emoción, es una transformación, es un renacer a una nueva vida. Las emociones pueden conmovernos pero no pueden transformarnos... porque, por definición, las emociones son momentáneas, mientras que la vida es mucho más que un momento.

A todos nos emociona el final feliz de una película, nos emociona ganar algún concurso o deporte... pero las decisiones importantes deben incubarse al calor de la oración y bajo la luz de La Palabra. Recordemos que el corazón, en sí mismo, es engañoso y perverso (Jeremías 17:9), por ello debemos dejar que se sumerja y se someta a la verdad de Dios, nunca al revés (Al revés sería someter la verdad de Dios a los caprichos del corazón, a ver si obedezco al Señor o no)

Nuevamente: las emociones son parte del regalo de Dios para nuestra vida, y tienen su lugar (¡La adoración a Dios debe ser emocionante y debe despertar nuestra pasión!), simplemente no dejes que tus emociones sustituyan el entendimiento renovado que surge al calor de una relación estable con nuestro Señor, a través de Su Palabra.

Bueno, todo esto surgió a partir de una conversación en la que confesaba mi costumbre de buscar videos en los que uno puede emocionarse con finales felices... uno de los que más me gusta es, precisamente, este que está a continuación. Me gusta por varias razones:

1. La niña que canta... bueno, parece una niña... no aparenta ser alguien más grande.
2. No se contiene buscando "guardar las apariencias"
3. El final es bueno, es emotivo...

Lamentablemente no está subtitulado... pero no importa, aún si no hablas inglés, sigue siendo emocionante :)



viernes, 12 de mayo de 2017

Talleres 2017 - Cómo compartir tu fe, orar, hacer tu devocional - Semilla México

Hay tres disciplinas que son naturales en un creyente... pero a la vez son cosas que surgen de la disciplina. Éstas son: Compartir nuestra fe, buscarle en oración y buscarle en La Palabra.

Aunque las tres surgen-o deberían surgir- naturalmente en cada creyente, siempre nos asalta la duda de "cómo hacerlo" o "si lo estoy haciendo bien". Esas dudas también son naturales en cada creyente, y si son dudas sinceras es bueno tratar de darles respuesta.

Buscando ayudar a nuevos creyentes que en esos aspectos están desorientados o re-animar a creyentes que han hecho esto tantas veces que se ha convertido en algo mecánico, es que este sábado 13 de mayo tenemos tres talleres en los que veremos algunas ayudas en esas tres disciplinas.

No serán leyes sobre "Cómo tener un devocional exitoso" o "La verdadera manera de compartir tu fe"... o algo así, sino simplemente algunas sugerencias que pueden ayudarte a optimizar tus tiempos y evitar algunos errores comunes.

Acompáñanos este sábado 13 de mayo de 10:00-14:00 en Semilla de Mostaza México: Prolongación San Antonio #13, Col. San Pedro de los Pinos. Cerca del metro San Antonio (línea naranja). En este enlace, en la parte de abajo, puedes encontrar un pequeño mapa: semillamexico.com

Si no vives en Ciudad de México puedes seguir la transmisión por internet a través de este link: http://www.semillamexico.tv

¡Nos vemos el sábado!

miércoles, 3 de mayo de 2017

Hablemos de animales...

Hay muchas teorías que se pueden encontrar acerca de lo que va a suceder con los animales cuando tengamos la nueva creación. Algunos piensan que toda criatura será restaurada cuando se acabe el tiempo de la maldición que cayó sobre la tierra con el pecado de Adán. Otros dicen que los animales tienen una vida que se termina con su tiempo en este planeta y que no hay esperanza de más allá porque simplemente no tienen espíritu eterno en ellos.

Algunos dicen que, como el Señor Jesús regresa en un caballo blanco (y nosotros también), esa es una señal inequívoca de que en el cielo existen animales... otros dicen que el caballo blanco descrito en Apocalipsis 19 es simplemente un símbolo de realeza, no algo literal...

Es más, hay quienes tienen sentido del humor (sentido del humor medio agrio, valga la aclaración) y dicen con toda seguridad que en el cielo hay gatos... de otra manera ¿de dónde se sacaría el material para hacer cuerdas para las arpas?

En fin, lo cierto es que la Biblia nos enseña que somos responsables de nuestro planeta. Que el hombre sabio trata bien a sus bestias, pues ellas son  (o eran) las herramientas por medio de las cuales podía obtener lo necesario para la vida.

Yo no sé si en el cielo voy a re-encontrarme con Lapsus, Amperio o Tobo (mis perros) o con Mina o Gardel (mis gatos), no lo sé, pero estoy seguro que los animales pueden enseñarnos algunas lecciones importantes aquí y ahora. Por ejemplo, la palabra "Adoración", en griego es la palabra "proskuneo", que según los especialistas puede definirse como la actitud que tiene un perro al lamer la mano de su amo (Cuán a menudo podemos recordar la actitud con la que debemos acercarnos a nuestro Padre, ¿no?)

Cuenta la leyenda que San Francisco de Asís le predicaba el evangelio incluso a los animales... yo no llegaría tan lejos, pero estoy seguro de que Dios es agradado cuando actuamos responsablemente con Su creación. (Ruben Darío, el gran poeta Nicaragüense, escribió un poema fabuloso con la historia de San Francisco y el lobo... puedes leer esa historia aquí: Los motivos del lobo.)

Terminemos diciendo que el Cielo será perfecto, es decir, la presencia de nuestro Señor será tan cercana y estaremos tan sin el estorbo del pecado, que todo lo demás será absolutamente intrascendente... pero si en verdad necesitas que allá esté tu mascota.... bueno, sólo diré que el Cielo no nos va a decepcionar de ninguna manera.

Todo esto surgió porque hay dos canciones que he traído en la cabeza... y ambas tienen que ver con animales: La primera es "San Francisco y el lobo" de Serú Girán, (que es la versión musicalizada del poema de Rubén Darío que te mencionaba) y la otra es "Si me haces caso" de Alejandro Filio: es la historia de un perro que clama mendigando amor de su dueña... esta canción siempre me hace pensar en lo torpe que soy tratando de vivir independiente de Dios, cuando debería ser como ese perro, porque a diferencia de la canción de Filio, yo no soy un "perro limpio y amable"... pero Él siempre me hace caso...

Si me haces caso:

San Francisco y el lobo:


https://www.youtube.com/watch?v=LzOxFgT16RE

lunes, 24 de abril de 2017

Ese asuntito de la Excelencia... en la iglesia

Tuit de mi amigo Lenin Gutierrez
Siempre me ha sonado "rara" la palabra "Excelencia", aunque nunca me había puesto a pensar el por qué me hacía tanto ruido cuando alguien la mencionaba. Esta semana creo que pude poner en orden mis ideas y llegar a un par de conclusiones:

Empecemos diciendo que no me refiero a la excelencia en el ámbito secular (palabrita que también me da cosquillas pero bueno, lo expresa bien). Es decir, creo que es fácil evaluar y calificar a  una empresa como más excelente que otra, o que tal servicio tiene excelencia o incluso que una escuela cultiva valores de excelencia y otra no.

El asunto me estorba cuando tratamos de llevar el concepto a la iglesia y hablamos de excelencia dentro de la iglesia ¿Cómo definimos una iglesia de excelencia? ¿Es acaso la puntualidad? ¿Por el nivel de los músicos de la alabanza? ¿La calidad del equipo de sonido? ¿El número de congregantes?

En el mundo, la excelencia es un valor importante porque toda empresa está en competencia con el resto del mercado y debe valorar su trabajo como superior al de los demás; pero... ¿Acaso en la iglesia estamos en competencia con otras iglesias? ¿Nos estamos comparando? (porque en el momento en que me califico como "excelente" estoy haciendo una diferencia entre "nosotros los excelentes" y "aquellos... que en el mejor de los casos son sólo buenos)

Por supuesto que hay iglesias que hacen cosas de mejor manera -o con mejores resultados- que otras, hay iglesias cuya alabanza siempre suena perfecta, hay iglesias cuyas instalaciones son verdaderamente adecuadas... y hay otras que no son tan afortunadas en esas áreas... ¿Son acaso estas otras iglesias menos excelentes en su adoración o en su ISO 9000 espiritual?

Estoy absolutamente convencido de que deberíamos hacer todo como dice Pablo: "...de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís" (Colosenses 3;23-24); y creo que esa debe ser nuestra actitud en todas las áreas de nuestra vida, no sólo en la iglesia... pero...
(aquí hay un gran "pero...")

PERO...

...considerar que lo que hago es "excelente" es considerar demasiado valiosa mi labor... Fue el mismo Señor Jesús quien dijo que cuando hacemos lo que debemos hacer, nuestra respuesta debería ser secilla: "Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos" (Lucas 17:10)

Lo que sea que hagamos será siempre por gracia y jamás podremos colgarnos una medalla por lo hecho... haya salido bien, mal o excelente. Al final de cuentas, si nuestras justicias son como trapo de inmundicia... ¿podremos gloriarnos entre nosotros de una inmundicia más excelente que otra?

¿Entonces?


Simplemente debemos reconocer que hemos sido llamados por Su gracia. Que lo que podamos hacer será siempre por gracia y que esa gracia amorosa que hemos recibido es la que nos mueve a hacer las cosas lo mejor que podamos, como para el Señor... y si alguien califica eso de "excelente" que sea el Señor y no nuestra propia boca.