jueves, 29 de octubre de 2015

A orar se aprende orando

Una de las actividades que suelen ser más difíciles para el creyente (en la mayoría de los casos) es la oración.

Recuerdo que cuando recién conocí el evangelio tenía un impulso natural por orar y agradecer a Dios a cada instante y por cualquier motivo. Poco tiempo después comenzaron a surgir varias dudas: ¿Qué puedo orar? ¿Cuál es el lenguaje que tengo que utilizar? ¿Hay alguna forma de hacer que mi oración sea más "efectiva"? ¿Hay alguna forma de oración que a Dios no le agrada?

Entonces comenzó mi búsqueda por literatura al respecto, y leí muchos libros acerca de la oración y sus beneficios, pero -aunque eran buenas lecturas- nunca lograron satisfacer lo que yo deseaba ni responder por completo mis dudas.

Es que al final aprendí que a orar se aprende orando. No existe un "manual" para una "buena oración" porque es algo que tiene que ver con la comunión con Dios. No es un trámite que si está presentado de la manera correcta va a salir aprobado sin complicaciones.

De todos modos, creo que a lo largo de la historia grandes hombres de fe han desarrollado algunos consejos que pueden ser útiles, sobre todo para cuando uno comienza a llevar una vida de oración, o para esos tiempos cuando los momentos de oración se han hecho mecánicos y religiosos. Al final, sí existen algunas normas que La Palabra enseña acerca de este tema, pero no pueden tomarse como una receta porque si se hace así, se corre el riesgo de enfocarse más en la receta que en El Señor.

Por ello, este sábado 31 de octubre estaremos viendo algunos consejos sobre la oración. No podemos decir que si sigues esos consejos tus oraciones serán mejor respondidas, pero podemos decir que esos consejos son la recopilación de varias experiencias y que -por lo menos- son un buen punto de partida para iniciar una vida de oración, o para retomarla si es que se ha enfriado esa parte de tu vida.

Con este taller queremos animarte a orar porque en verdad, a orar se aprende orando.

A las 9:00am, sábado 31 de octubre. En Semilla de Mostaza San Antonio (Eje 5 San Antonio y periférico)
(Si no vives en el DF, o no puedes trasladarte hasta la iglesia, podrás conectarte por internet a través de nuestra página: Click Aquí)

Te esperamos