lunes, 14 de septiembre de 2009

Los colosenses

Siempre orando por vosotros, damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor
Jesucristo,
habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús, y del amor que
tenéis a todos los santos. (Col. 1:3-4)

Hay dos características importantes que tenían los colosenses, por las cuales Pablo da gracias a Dios:
1. Su Fe en Cristo Jesús
2. El amor que los colosenses tenían a todos los santos.
Estas dos cosas están íntimamente ligadas ya que la segunda es la confirmación de la primera, como el apóstol Juan nos escribió:
"Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿Cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?" (1 Juan 4:20).
Es decir, la gente podía ver claramente la fe en Cristo de los colosenses a través del amor que ellos le tenían a todos los santos, y ese amor no era simplemente un sentimiento llano, sino que se mostraba en hechos visibles, tanto, que había gente que podía comentarlos. Eso fue lo que Pablo escuchó y por eso da gracias a Dios. ¿Estoy viviendo de tal manera que otra persona podría oír que mi fe es visible a través del amor a los santos, y dar gracias a Dios por ello? ¿Qué reporte oiría Pablo acerca de mi forma de vida?