jueves, 21 de mayo de 2009

Tentación

"Bienaventurado el varón que soporta la tentación;  porque cuando haya resistido la prueba,  recibirá la corona de vida,  que Dios ha prometido a los que le aman"

Stg 1:12 

Aunque suene contradictorio, lo mejor que puede pasarme es ser tentado... pero ser tentado y soportar la tentación. De acuerdo a este pasaje, hay mayor recompensa en el soportar que en el caer o incluso que en el no tener tentación. La tentación es una oportunidad para recibir una recompensa.

Durante la tentación lo que debo hacer es no perder de vista la perspectiva correcta, recordar que Dios me hará bienaventurado si soporto la tentación y tendré una gran recompensa, mucho más dulce que cualquier cosa que la tentación me ofrezca.

En Santiago 1:21 dice que debo hacer dos cosas:

  1. Desechar la inmundicia y abundancia de malicia, o sea dejar esas cosas que no convienen, y
  2. Recibir la Palabra implantada. 

La tentación podrá ser soportada si es que he estado recibiendo Su Palabra y he estado permaneciendo en Él, desechando aquello que no glorifica a Dios. Jesucristo venció la tentación diciendo "Escrito está".