sábado, 27 de diciembre de 2008

(Como decía Silvio) "Si fuera diez años más joven..."

...hace ya mucho tiempo que Silvio escribió esos versos, y desde la adolescencia, cada que escuchaba esa canción hacía memoria de qué había pasado en mi vida diez años antes.
Hoy, 27 de diciembre, simplemente me suena en la memoria porque hace diez años, el 27 de diciembre de 1998, desperté por primera vez en México. Había llegado un día antes sin saber muy bien lo que estaba haciendo, estaba emocionado y -lo confieso- un tanto asustado.
Pero al despertar, el 27 de diciembre, ya tenía más claro lo que estaba pasando. Esa noche dormí en una recámara que daba justo a la entrada del metro copilco y me despertó el bullicio cotidiano de la gente. Había dormido poco porque estaba demasiado nervioso para dormir.

Desde esa época hasta el día de hoy, han pasado muchas cosas en mi vida y muchas cosas han cambiado. Aprendí a tocar batería, el internet se hizo popular, cambié 3 ó 4 veces de celular, conocí mucha música nueva y descuidé antigüos gustos musicales, etc. Pero mi necesidad principal no ha cambiado, y el remedio para mi necesidad tampoco ha cambiado.
He cambiado modales, ha cambiado mi forma de hablar y muchas más cosas, pero mi necesidad de Dios no ha cambiado ni un poquito, sigo siendo torpe cuando trato de hacer las cosas a mi manera y sigo siendo inutil cuando creo que yo sólo puedo hacerlo mejor. Cada día que pasa eso se afirma en mi vida, sin ÉL nada soy, sin Él nada importa, sin Él nada existe, sin Él todo es nada.
Tal vez seguirán cambiando muchas más cosas, no solo en mi vida, sino en el mundo (puede que haya más "onces de septiembre" y más guerras y devaluaciones) pero una cosa tengo clara: Lo que está escrito en mi Biblia es más firme que el suelo que estoy pisando, y es lo único de lo que sé que puedo agarrarme confiadamente: Su Palabra.

Sólo quisiera que te tomaras unos segundos para leer este fragmente de 1 Pedro que te puede ayudar a direccionar tu vida para los próximos años. (tal vez hasta te los sabes de memoria, pero tómate unos segundos para leerla como si fuera la primera vez que escuchas esto). Sería increíble que en diez años voltees hacia atrás y veas que has estado viviendo obedeciendo lo siguiente: (el énfasis añadido es mío)

“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy Santo. Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.
Porque:
Toda carne es como hierba,
Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba.
La hierba se seca, y la flor se cae;
Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada."
(1 Pedro 1:13-25)

Cada frase en negritas creo que nos da un "tip" que quiero probar los próximos diez años... o tal vez un poco más:

Ceñid... "agarra la onda, abre los ojos, ponte atento"
Esperad... "aprende a depender de Él"
No os conforméis... "muere a ti mismo, vives para su Gloria"
Conducíos en temor... "Él es Dios, nosotros polvo, no al revés, no pierdas de vista esa perspectiva"
Siendo renacidos... "Debes permanecer en la Palabra de Dios, es la que te da ánimo en tiempos difíciles, la que te regresa la perspectiva, la que te hizo renacer al oir el evangelio.... permanece en la Palabra de Dios"
La Palabra de Señor permanece para siempre... "no te va a fallar: confía, cree y obedece"